Todo parece imposible hasta que se hace

Entre muchas frases célebres y conocidas de Nelson "Madiba" Mandela se encuentra este enunciado que nos remite a pensar en los desafíos, en los deseos y en concretar una meta.

"Todo parece imposible hasta que se hace" encierra por un lado la negativa de muchas empresas y organizaciones que dicen "NO, eso es imposible de hacer" o bien una actitud positiva manifestada como "SI, nos gustaría hacerlo", pero luego queda todo inconcluso.

Desde una perspectiva de planificación estratégica lo primero que se debe hacer es diferenciar los deseos de una meta concreta; siendo los deseos todo aquello que nos gustaría alcanzar y un meta concreta es aquello que vamos a lograr en un tiempo determinado que será medido de cierta manera.

Con planificación y consultoría adecuada las empresas y organizaciones tienen la capacidad de determinar objetivos bajo una metodología conceptual denominada SMART, donde es posible transformar cualquier deseo en una meta concreta.

  • Specific: Específico. Indicar lo que se busca concretamente, algo puntual y claro.
  • Measurable: Medible. Especificar concretamente los “números” o logros concretos que se esperan.
  • Attainable: Realizable. Contemplar el entorno en el cual nos desenvolveremos y considerar los recursos disponibles.
  • Relevant: Relevante. Estar acorde al accionar de toda la compañía para no desviar el foco del negocio.
  • Time Based or Timely: Tiempo (A tiempo). Delimitar bien el inicio, las etapas de evolución y por supuesto la fecha final.

Ejemplos de objetivos manifestados siguiendo el concepto SMART:

  • Incrementar las ventas un 5% durante los próximos 6 meses de campaña
  • Generar una base de datos de 15.000 prospectos en 3 meses
  • Incrementar un 20% el Engagement en Redes Sociales en el Q4 del presente año
  • Awareness del producto X en el 45% del target durante los próximos 9 meses

La determinación correcta de objetivos es fundamental para las empresas y organizaciones porque las obliga a asumir compromisos para la acción, a afrontar nuevos desafíos y en muchos casos a desenvolverse en un contexto complejo e inexplorado.

Una capacitación constante ayuda a comprender los nuevos paradigmas, las nuevas tendencias, las nuevas tecnologías y sobre todo a estar preparados para ser eficientes y eficaces en el éxito de los negocios.

Todo parece imposible hasta que se hace.